¿Quiénes están al alcance de tus actualizaciones desde un inicio?, ¿Cómo llegar a más personas?, ¿Son tus temas relevantes en esta red?.

Si tu red de contactos es amplia y provocas participaciones vas por buen camino

En LinkedIn, el alcance orgánico de nuestras publicaciones se basa, en principio, en la amplitud de nuestra red de contactos o seguidores y sus participaciones: recomendaciones, comentarios y re-publicaciones.

No hay un buscador de contenidos. Hay un algoritmo.

Luego de pasar cada actualización por un filtro para detectar spam o baja calidad, LinkedIn tiende a favorecer los contenidos que provocan participaciones entre nuestros contactos y seguidores.

En cierto modo, las participaciones positivas abren la puerta a que los contenidos y las actualizaciones lleguen más allá de nuestra propia red de contactos.

Los lectores se sienten motivados a participar cuando los contenidos les provocan emociones de regocijo, o cuando se les brinda un espacio para aportar o cuando se activa una alerta en su mente.

Los contenidos que provocan emociones positivas tocan ciertos nervios del lector que pueden estar relacionados con uno o más de los siguientes elementos: experiencias en común, reafirmación de creencias y coincidencias filosóficas, nostalgias o evocaciones, reconocimiento de un equipo o héroe, y la empatía ante la superación de adversidades.

Se pueden activar las alertas del lector cuando el tema es acerca de algo que transtoque cosas que se daban por hechas o se presente un riesgo inminente de cambio.

Antes de llegar a las emociones o la reflexión de los lectores, es importante haber logrado un texto claro. Expresar cada idea con la menor cantidad posible de palabras. La paja es un disuasor y ahuyenta la atención.

Las posibilidades de provocar participaciones con nuestros contenidos disminuyen cuando no hay una afinidad temática con nuestros contactos.

Nuestros contactos deben pertenecer a un sector de la industria que guarde relación con nuestros temas. Entre más especializado el tema, menor será la audiencia.

En contraste, varias figuras influyentes mantienen su relevancia vigente escribiendo, de manera muy general, sobre temas que aportan valor a la gente independientemente de la industria o especialización.

Cuidado, también hay reacciones negativas

Hay un par de reacciones por parte de los contactos que podrían afectar negativamente a tus publicaciones. Los usuarios de LinkedIn pueden denunciar una publicación o pueden solicitar que los contenidos de una persona permanezcan ocultos en su feed. En ese punto es un adiós. Fue un lector potencial para futuras actualizaciones, ahora ya no.

Los contenidos que se ganan reacciones negativas son aquellos que provocan irritación, los irrelevantes, los repetitivos o los de mal gusto.

Cuando se elige un tema controversial, y quizá aplica en todos los demás, una buena estrategia es tomar una posición neutral. Los temas polarizados tienden a provocar reacciones. Hay mucha emoción de por medio. Es importante, en estos casos, que dichas emociones no se proyecten directamente hacia el autor de los contenidos.

El mundo profesional es el principal tema de LinkedIn

El contexto es importante. ¿Son tus actualizaciones y contenidos relevantes para los usuarios de LinkedIn?.

En esta red, los contenidos cobran relevancia si aportan valor a profesionistas y dueños de negocios, principalmente.

El tipo de usuario de LinkedIn no es igual al de Facebook o Twitter o Instagram. Lo que gana mayor divulgación dentro de esas redes, en LinkedIn podría tener una fría recepción. Lo mismo que intentar cambiar de tema cuando todos están animados con la charla, habrá una pausa incómoda.

La inspiración enfocada en la vida profesional, los nuevos conocimientos, las noticias afines a la industria, y las fuentes fiables son activos de los contenidos que alcanzan a más personas.

En resumen

El camino está bien definido, pero requiere dedicación y constancia.

  • Ser activo y estratégico extendiendo la red de contactos porque esto define el alcance inicial de cada actualización.
  • Escribir con claridad y concisión.
  • LinkedIn es una red de profesionales, los contenidos deben aportar algún valor o motivar inspiración para su carrera o el crecimiento de su negocio.
  • Es mejor ser neutral respecto a temas polarizados y evitar ser repetitivo, de mal gusto o irrelevante.
  • Los conocimientos y las noticias de la industria, así como las fuentes comprobadas ayudan reforzar la confianza en nuestros contenidos.

Lecturas recomendadas