Luego de tomar su taza de café, Alberto consultó en su teléfono inteligente los resultados del día anterior. La mayoría de los representantes comerciales habían enviado, con puntualidad, su comprobación de presencia, dentro de las geo-cercas que les fueron asignadas. Solamente una decena de alertas amarillas se hicieron notar, lo que no está tan mal para un universo de mil colegas. Más adelante conversará con esos representantes para conocer sus incidencias.

Alejandra ha incorporado las más de 5 millones de unidades económicas, provistas por el INEGI, a su sistema de gestión de información, que ya incluye vialidades y usos de suelo. Realiza varias procesos de análisis de datos tomando en cuenta ubicación, actividad económica, tamaño de los establecimientos y prioridad de la vialidades para ayudar a sus clientes  a modelar un plan de mercado y selección de sitios para los siguientes 6 meses. En el primer día, los reportes resultantes les han servido para identificar un par de regiones con potencial y tomaron la decisión de migrar una sucursal.

Ángel recibe un reporte de las pruebas de entrega de su flota de transportes. Varios puntos rojos sobre el mapa le indican que la semana pasada fue difícil cumplir con puntualidad las entregas a varios clientes alrededor de Ciudad Sahagún. Ya se está dando cierta idea de la causa del problema y planea un par de estrategias para mejorar el servicio.

En la UNAM, Georgina le ha pedido al administrador de TI que agregue al sistema de gestión de contenidos un plugin para mostrar mapas. Su plan es publicar en el sitio web de su proyecto de investigación que, contrario a la noción común, una declaración de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO puede tener efectos negativos en ciertas poblaciones. En su caso, del pueblo p’urhépecha.

¿Qué piensas que podrías hacer con datos geográficos en tu organización?.

Comenzar a incorporar toda una nueva dimensión de información geográfica, puede comenzar por una columna adicional a la tabla de datos

Me dijeron unos emprendedores que no habían incorporado datos geográficos a su administración porque les parecía que solamente las empresas muy grandes podían costear la inversión en tecnología geomática.

Se desalentaron cuando recibieron los precios de las licencias de software de una empresa de renombre en el campo de los SIG. Regularmente son elevados. Y todavía faltaba el costo de los mapas digitales.

— Es posible que el sistema de gestión de datos que ustedes ya usan tenga soporte para geodatos — les dije. A partir de ahí, el resto es un proceso muy concreto y al alcance de casi cualquier organización. Les platiqué las historias que vienen al inicio de este texto. Son reales. Las personas que llevaron adelante esos proyectos no se detuvieron por causa de costos prohibitivos porque la tecnología que usaron estaba ya a su alcance.

Es verdad. Varias bases de datos de uso frecuente por las organizaciones ya son compatibles con información geográfica. Y cuando una organización aún no tiene una, el costo de adoptarla es moderado, si no es que muy bajo.

¿Cómo se hace posible que los geodatos comiencen a ser amigables con tu organización?. Puede darse un primer paso: agregar una nueva columna a cada tabla de datos. Una columna del tipo “geographic feature”, si nos ponemos algo técnicos. Ahí se pueden guardar diversos objetos gráficos comunes en los mapas: puntos, zonas y líneas.

Y los datos geográficos, ¿de dónde los tomamos?. Es como el cliché de comerse un elefante. Un bocado cada vez.

Iniciar con la producción de datos propios es el primer paso. Por ejemplo, convertir los domicilios de interés en coordenadas. Esto se puede hacer automática o manualmente.

Algunas apps podrían ser de ayuda para captar información en forma de puntos geográficos en el exterior.

E invertir en un especialista en SIG durante unas semanas para producir información complementaria de zonas y líneas es dinero bien aprovechado.

Eventualmente se pueden adoptar bancos de datos abiertos para conformar un conjunto que sea útil para procesos de análisis significativos. En México, INEGI ha puesto a disposición de los usuarios un amplio conjunto de datos geográficos y estadísticos. A nivel global, el proyecto OpenStreetMap se ocupa en capturar, afinar y compartir, con el apoyo de voluntarios, gran cantidad de elementos geográficos que se pueden explotar en cualquier sistema de información geográfica.

Después de adoptar un sistema de base de datos con soporte para información geográfica, es posible presentarlos y analizarlos con diversas herramientas de software disponibles en el mercado, algunas sin costo.

También, los navegadores web se han hecho amigables con los mapas, al punto en que nos es posible producir soluciones de front y back office que encapsulan visualización, procesamiento y automatización en una justa medida para las necesidades particulares de cada cliente.

***

En NFO Systems ayudamos a nuestros clientes a adoptar y gestionar tecnología de la información. Si piensas que tu organización se podría beneficiar de este tipo de servicios, te invitamos a conversar con nosotros.